Está usted en:

Objetivos de la Alianza de Civilizaciones

Jueves 10 de noviembre de 2011

El mundo globalizado actual ha dado lugar a una profusión cada vez mayor de contactos entre las diversas culturas y civilizaciones. Sin embargo, en ocasiones la mayor diversidad de nuestras sociedades es percibida más como una amenaza que como una oportunidad. Gestionar la convivencia entre culturas, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, es un reto de primer orden en la agenda internacional para las próximas décadas.
Con ese objetivo nació la Alianza de Civilizaciones.

Las causas que subyacen bajo esta creciente incomprensión se nutren de varios tipos de fenómenos:

  • El agravamiento de situaciones económicas y políticas manifiestamente injustas. 
  • La falta de entendimiento mutuo.

La capacidad de multiplicación de ambos fenómenos que tienen determinados gobiernos y, sobre todo, ciertos grupos extremistas que tratan así de justificar acciones violentas.

Los Gobiernos tienen el deber de no permanecer inactivos presenciando cómo la brecha se hace más profunda. Existía la necesidad de contrarrestar las tendencias extremistas mediante una coalición amplia que evitase un deterioro mayor de las relaciones entre las sociedades.

La Alianza de Civilizaciones pretende crear un espacio político global que sirva para luchar contra la falta de entendimiento mutuo y de comunicación, resaltando los valores compartidos y construyendo sobre esa base líneas de acción comunes un marco de diálogo y consenso para la acción política.

Ahora bien, la Alianza de Civilizaciones no quiere quedar circunscrita a una determinada cuestión. Es una iniciativa del secretario general de Naciones Unidas y por lo tanto tiene una vocación multipolar y global. Como tarea compartida, aspira a que todas las civilizaciones participen en esta empresa.

Sobre esta base, el objetivo debe ser hallar líneas de acción común para:

  • Reforzar la comprensión mutua entre las diferentes civilizaciones
  • Intentar contrarrestar la influencia de aquellos elementos que promueven la intolerancia 
  • Recomendar medidas prácticas para disminuir los riesgos del extremismo 
  • Promover la idea de que la seguridad es indivisible y la cooperación global indispensable para la seguridad, la estabilidad y el desarrollo

Antecedentes

El sentido de la iniciativa de la Alianza de Civilizaciones no es enteramente nuevo. El Proceso Euromediterráneo de Barcelona, en el marco de la Unión Europea, constituye un primer ejemplo de puesta en práctica de los principios que inspiran la iniciativa de la Alianza de Civilizaciones.

La Alianza de Civilizaciones ha trasladado ese ejercicio de reflexión y de diseño de acciones prácticas a un foro de ámbito universal y dotado de un mandato y una legitimidad insustituibles para afrontar estas cuestiones: la Organización de las Naciones Unidas.

Hasta el lanzamiento de esta iniciativa, el tema había sido abordado con un enfoque teórico. Era necesario superar la teoría y dar pasos orientados hacia la acción común. La Alianza de Civilizaciones quiere centrarse en la dimensión política, facilitando la elaboración de recomendaciones prácticas y asumibles por los gobiernos, las organizaciones internacionales y la sociedad civil en su conjunto.

A diferencia de otras iniciativas, la Alianza de Civilizaciones persigue la formación de un amplio consenso internacional en torno a un proyecto con medidas concretas de naturaleza política.

Logo

Complejo de la Moncloa, Avda. Puerta de Hierro, s/n. 28071 Madrid. (España).

Logo